El Tirisiti

El Belén del Tirisiti es una tradición alcoyana arraigada desde hace muchos años y hoy en día se ha convertido en una representación emblemática de la Navidad de Alcoy.

El origen del Belén de Tirisiti

Tuvo su origen a finales del siglo XIX en que los "belemeros" en un barracón hacían títeres, contando la historia del nacimiento de Jesús. Hubo un momento en que habían varios "belemeros". Con el tiempo sólo en quedó uno que mantuvo el barracón hasta los años sesenta del siglo XX. Después de unos años, afortunadamente pocos, en que no hubo belén del Tirisiti se encargó de su representación el grupo teatral "La Cassola". Poco después pasó a ser representado por el grupo de títeres "Diamante y Rubí" hasta que el Ayuntamiento asume la responsabilidad, primero haciendo un barracón que se instalaba en "La Glorieta" y luego representándose en el Teatro Principal, por grupo "La Dependent" hasta la actualidad.

¿Qué es el Belén de Tirisiti?

El "Tirisiti" es un belén de marionetas, con las que se representa no sólo la tradición belenística: nacimiento, adoración de los pastores, adoración de los Reyes, etc, sino que además se representan cosas inherentes a la vida alcoyana.

El nombre de "Tirisiti" viene dado por el personaje que protagoniza toda la representación. Tirisiti es quien no da alojamiento a la Sagrada Familia cuando llega a Belén. Como el personaje habla, evidentemente mediante un actor, con una voz distorsionada por un silbato, cuando llama a su mujer, que le dicen Teresita, suena como "Tirisiti"; es de este hecho de donde le viene el nombre.

Mediante las marionetas se representa todo lo que rodea el nacimiento de Jesús, pero además aparecen otros personajes representativos de una sociedad finisecular del XIX y principios del XX, como son las "Beateta" que van a misa con velo y misal, la "guapeta" en la que el "monesillo" echa el ojo y, especialmente "el Auelo", un personaje ataviado con capa española y que tiene muy mal genio y cuando eje a escena su títere, todos los niños, y no tan niños, comienzan a abuchear: ¡El Auelo !, ¡El Auelo!

Tirisiti y la ciudad de Alcoy

A lo largo de la representación se hacen comentarios de actualidad del pueblo, de la política local o de los acontecimientos ocurridos durante todo el año. Pero al mismo tiempo, el "Belén del Tirisiti" mantiene la presencia de otras celebraciones locales, teniendo un especial protagonismo la Fiesta de Moros y Cristianos, declarada de Interés Turístico Internacional, y que es la primera que se inició hace muchos siglos. Protagonismo de la Fiesta que tiene su conclusión con la Aparición de San Jorge encima de las almenas del castillo.

Además, el "Tirisiti" conserva en su representación detalles de la historia de Alcoy. Como muestra cabe citar dos. Uno es un toro bravo que es toreado por un "torero" que evoca a "Clásico". Este era el nombre artístico del torero Andrés Coloma Sanjuán, que aunque nacido en Ibi, vivió en Alcoy desde que tenía cinco años. Actuó en varias plazas de toros de España y de América. Y estuvo de matador a la inauguración de la plaza de toros de Alcoy en 1926. En Alcoy tuvo una gran fama, aunque a partir de 1928 su actividad declinó. Andrés Coloma "Clásico" murió en Torrent 1964.

El otro detalle se da al final de la representación: Tirisiti se va con un globo aerostático; el famoso, pero desconocido para los más jóvenes, "globo de Milán". Milán fue el nombre artístico, en agradecimiento a su protector, que utilizó Antonio Martínez Latur, nacido en Cofrentes en 1862. Este artista hacía las acrobacias más inverosímiles con un globo aerostático. Por tanto su actuación en Alcoy debería haber sido memorable y desde aquel tiempo ya se incluyó con broche de la representación del "Belén del Tirisiti". Desgraciadamente Milán murió a consecuencia de un accidente en su actuación en Vitoria en 1889, y allí está enterrado en el cementerio de Santa Isabel.

Las representaciones del Belén del Tirisiti, declarado BIC, se hacen a lo largo del mes de diciembre. Hasta el día 23 para los colegios y desde esa fecha hasta enero, al terminar las fiestas, para el público en general.

De todos los lugares de la comarca, del Valencia y, incluso, de otras comunidades autónomas acuden miles de espectadores, especialmente los niños de los colegios, para los que se ha convertido en una actividad ineludible cuando llega el mes de diciembre .

 

(foto: www.alcoyturismo.com)